las pelis de Alfredo # 9

ONE EYED JACKS (Marlon Brando, 1961)

Este western, la única película que dirigió Marlon Brando, es un hermoso fracaso. Su puesta en escena es un poco torpe, su edición un poco atropellada y su guión por momentos es ingenuo. Al parecer, el corte de Brando duraba casi cinco horas y el estudio, ante la inexperiencia evidente del director, que había ya triplicado el presupuesto, se la arrebató de las manos y la reeditó, imponiendo de paso un final feliz. La película se siente entonces manoseada e inconclusa, pero a pesar de su imperfección hay algo de su esencia que permanece intacto y que llena la película de una fuerza conmovedora: sus personajes.

Más que de un director, esta es la película de un actor y Marlon Brando es el actor más grande de todos. Se trata en realidad de un melodrama, no tanto por su historia (que no es más que una versión de Billy The Kid) sino porque en ella las emociones de los personajes están tan presentes y son tan fuertes que sus acciones pasan a un segundo plano. La historia resulta siendo menos importante que lo que sienten estos seres, seres que parecen respirar el mismo aire que nosotros y que por lo tanto no pueden sino fascinarnos. La pobreza de la forma de la película pasa a ser un detalle que perdonamos fácilmente con tal de pasar un tiempo junto a ellos. Y así, la película se sacude su torpeza y su desgracia y nos deja con la sensación de haber presenciado, no una obra maestra, sino un pedazo de la vida.

Desde sus orígenes, este proyecto fue accidentado pero fascinante: Sam Peckinpah escribió una de las primeras versiones del guión, antes de que Stanley Kubrick, planillado para dirigirla, lo despidiera. Kubrick a su vez fue despedido para ser reemplazado por el propio Brando.

A. Williamson, Lima 1992

be the first to comment on this

las pelis de alfredo # 8

Se le olvidó decir a Alfredo que antes que nada es una comedia y que es divertidisima.

LITTLE BIG MAN (Arthur Penn, 1970)

Es cierto que se trata de un Western revisionista. Que en sus casi dos horas y media asistimos al derrumbe del mito fundacional de los Estados Unidos. Que su espíritu es absolutamente subversivo, como el personaje de Little Horse, el indio travesti o como cuando Old Lodge Skins dice que ”hay una cantidad sin fin de Hombres Blancos, pero siempre ha habido un numero limitado de seres humanos”. Es cierto también que su trama puede ser leída como una metáfora antibélica en plena guerra de Vietnam, en la que Dustin Hoffman representa a la confundida y alienada juventud gringa de los años sesenta. Pero la verdad es que lo que hace maravillosa a esta película es que pone evidencia el absurdo de la vida misma y su carácter impredecible, donde nada es seguro y todo es relativo.

Esta es la historia de un pequeño hombre que busca su lugar en un mundo que carece de sentido (“Un enemigo me había salvado la vida mediante el asesinato de uno me mis mejores amigos. El mundo era demasiado ridículo para tomarse la molestia de vivir en él.”). Pero es en esta búsqueda obstinada de sentido donde aparece toda su humanidad y en últimas, su grandeza. Es esta búsqueda la que hace de este un pequeño gran hombre.

A. Williamson, Lima 1998

be the first to comment on this

revólver gana en cartagena

Esto es un revólver ganó el premio a Mejor Película de la Competencia Oficial de Cortometraje en el Festival de Cine de Cartagena. El festival, en su edición no. 51, tuvo lugar entre el 24 y el 3 de Marzo. La Competencia consistía de 28 cortos Iberoaméricanos:

http://ficcifestival.com/listado.php?a=Competencia%20Iberoamericana%20de%20Cortos

be the first to comment on this

las pelis de alfredo # 7

“The Devils no es una pelicula para todos…”

THE DEVILS (Ken Russell, 1971)

Si a usted le gusta Jodorowsky y Pink Floyd, y estudió en un colegio católico, le recomiendo esta película. Está basada en un libro de Aldous Huxley y cuenta la historia de un cura francés a quien Richelieu llevó a la hoguera bajo la acusación de ser un instrumento del Diablo. Obviamente los motivos eran más políticos que otra cosa. El cura, sin embargo, nos es presentado como el único cuerdo de la película y con una moral bastante avanzada para su época (y para el 71). Por el otro lado, Vanessa Redgrave hace de una monja deforme que se pasa la película entera fantaseando con el cura, que en su cabeza se confunde un poco con el mismo Jesucristo. Todo esto en un ambiente psicodélico, con actores ingleses haciendo de franceses y mujeres en pelota corriendo por todas partes, cometiendo los actos sacrilegios más difíciles de imaginar. Recomendadísima.

Tal vez la gran víctima de la persecución religiosa es la película en sí misma. El estudio suprimió varias escenas, entre ellas una en la que un grupo de monjas viola una estatua de Cristo. Aún así, la película fue prohibida por 17 autoridades locales en el Reino Unido y en Estados Unidos salió con clasificación X después de terminar de ser mutilada por los distribudores.

A. Williamson, Lima 1994

be the first to comment on this

las pelis de alfredo # 6

POSSESSION (Andrzej Zulawski, 1981)

Esta película es particularmente incómoda de ver pero extrañamente fascinante. Incómoda porque muestra la intimidad de una pareja en descomposición de una manera tan cercana y honesta que no podemos sino sentir culpa de estar viendo lo que no nos corresponde, de estar violando una privacidad a la que no pertenecemos. Incómoda porque es absolutamente repulsiva, porque nos presenta monstruos asquerosos (¡con tentáculos!) que no parecen venir de afuera sino de la humanidad misma de los personajes, que en últimas es la misma nuestra. La maestría de Zulawski consiste en lograr que nos identifiquemos con personajes y situaciones que en un principio nos podrían parecer muy ajenos o poco verosímiles. Tanto Isabelle Adjani como Sam Neill son un poco exagerados y sobreactuados, pero en esa forma de interpretar terminamos por reconocer la teatralidad que siempre está presente en cualquier discusión de pareja.

Y fascinante, porque arranca en un nivel de intensidad altísimo que, contrario a lo que uno esperaría, sigue subiendo sin parar.  El guión da giros cada vez más absurdos y mete en el coctel de esta pareja sadomasoquista (de por sí complicado) a un hijo ultrasensible, a un demonio, a un par de doppelgängers de ojos verdes, a un gurú sexual en decadencia, hijo de una anciana medio bruja, y a Dios mismo. Todo esto con un transfondo de espionaje en una Berlín de la guerra fría. Y por increíble que parezca, uno la sigue viendo con interés, sin ponerla en duda.  Tal vez porqué la película es también un deleite visual.

En algún momento, Zulawski trató de vendérsela a Charles Bludhorn, de la Paramount, como “una película sobre una mujer que se folla a un pulpo”. Afortunadamente terminó produciéndose en Europa.

A. Williamson, Lima 1993

be the first to comment on this

notes